India, lugar donde el caos es orden y el tiempo parece transcurrir a una velocidad distinta a la que estaba acostumbrado antes de conocer ese país.
Desde los tumultuosos y acelerados bazares de Nueva Delhi en el norte, pasando por las monumentales cuevas de Ajanta en el centro y hasta las acantiladas playas en la Kerala del sur, el acervo cultural del pueblo indio no encuentra límites ni sigue un patrón pre-establecido que me haga fácil la tarea de describirlo.
Por suerte, la fotografía habla por sí sola. Los colores del Holi en Vrindavan, los rituales cotidianos a orillas del río Ganga en Varanasi, los palacios tomados por los monos en Jaipur.
En esta serie capturada durante un mes en mi primer viaje a la India, intento mostrar algunas de las múltiples aristas que definen su fantástica cultura.